Carinata: un cultivo con múltiples beneficios da sus primeros pasos en la Argentina

Granos Carinata inhouse
Semilla de Carinata cosechada en la última temporada. (JuanjoBueno/)

La utilización de biocombustibles dejó de ser una tendencia a nivel global para convertirse en una realidad, como así también la expansión de los cultivos que sirven de materia prima para su elaboración. En este sentido, la Argentina se erige como un gran productor de granos que sirven para la fabricación de estos combustibles, principalmente de soja y maíz, pero también está incursionando en otras variedades que poseen un potencial económico y de desarrollo exponencial.

Tal es el caso de la carinata, una planta de la familia de la colza -planta forrajera-, que está dando los primeros pasos en la Argentina de la mano de la empresa semillera Nuseed. Para aumentar su expansión de este cultivo, que no está genéticamente modificado en territorio argentino, la compañía multinacional se asoció con la argentina Cazenave & Asociados para impulsar la siembra de 30 mil hectáreas de dicho cultivo.

La producción de carinata -brassica carinata-, o mostaza etíope en el país, está principalmente orientada para la producción de aceite que sirve de materia prima para la elaboración de un biocombustible de segunda generación para la industria aeronáutica, aunque también se utiliza para la fabricación de alimentos para animales y, en otras partes del mundo, para consumo humano y como condimento.

Este cultivo cuenta con características totalmente provechosas tanto para el medioambiente como para el productor y sus negocios. En diálogo con Infobae, el gerente de negocios de carinata argentina de Nuseed, Sebastián Bravo, hizo un repaso respecto a las principales ventajas que tiene la producción de este cultivo de rotación invernal de alto valor agregado sustentable.

En primer lugar, la carinata “tiene la particularidad de ser el único cultivo de cobertura con renta, porque la producción del grano es lo que Nuseed recompensa o paga al cliente. Se genera un contrato, o sea que, cuando el productor siembra sabe que todo lo que coseche va a ser comprado y certificado”.

Carinata inhouse
Cultivo de Carinata en floración en Santa Fe.

El grano es enviado hasta el puerto de San Pedro para emprender su viaje hasta Francia, donde se extrae para la producción de aceite y, posteriormente, la elaboración de biodiesel de segunda generación para avión. “Cuando las aerolíneas lo probaron pudieron ver que tenían una reducción muy importante de los gases de invernadero en sus motores. Esta es la planta más importante de su categoría. Es por eso que tenemos un contrato establecido por los próximos cinco años con la primera empresa que nos está pidiendo que entreguemos este biocombustible para sus aviones”, resaltó Bravo.

Cuánto obtiene el productor por tonelada

Asimismo, Bravo hizo énfasis en la formación del precio del producto, la cual se “forma de una manera muy transparente. Utilizamos un mercado de referencia, que es el MATIF de Francia para la colza, para generar el precio de la carinata. Hoy el precio se forma con un 75% del valor de MATIF y luego se van adicionando precios que otorga Nuseed a medida que el productor avanza en su producción y dando evidencia de buenas prácticas agrícolas y generación del grano en forma sustentable. A modo de referencia, hoy el productor podría estar obteniendo USD 437 por tonelada”.

Asimismo, Nuseed y Cazenave acordaron también ofrecer la oportunidad del cultivo de carinata y su trazado, como cultivo de rotación dentro de los ecosistemas de soja y algodón con sustentabilidad de ucrop.it, plataforma agtech que “está liderando el crecimiento y trazabilidad de ecosistemas sustentables en cultivos commodities en la Argentina y la región”.

Cosecha Carinata inhouse
Cosecha de Carinata en Santa Fe.

No obstante el impulso que recibe la implantación de carinata por parte de las dos empresas -que si se contabilizan las hectáreas que ya tiene implantadas la compañía internacional en el país alcanzarían las 50 mil hectáreas este año-, el plan de Nuseed es bastante más ambicioso. “El proyecto es mucho más inspirador e interesante. Nuseed se plantea para los próximos 10 años tener un millón de hectáreas de carinata”, remarcó Bravo.

Para ello, pone a disposición del productor argentino la semilla Avanza 641, especial para implantarse desde mediados de abril a principios de julio, con un ciclo que va desde la siembra a la cosecha de 170 a 175 días y una altura promedio de la planta de 1,7 metros con alta tolerancia a los hongos alternaria y phoma. Sin embargo, en una etapa precomercial, la empresa está lanzando el primer híbrido de carinata, el Nujet 400 que “va a tener un ciclo más corto para meterse en otras zonas más al sur y tiene un rendimiento superior en un 30%. Va a ser un gran salto a base de la genética”.

Sus beneficios

Como ya se mencionó, la carinata es un cultivo con una enorme proyección, pero también aporta considerables beneficios a los suelos y su conservación y en la rotación de cultivo. Para Bravo, una de las grandes ventajas es “ser una planta crucífera, que tiene una raíz principal pivotante que alcanza los 40 centímetros de profundidad y un diámetro muy elevado. Esto hace que se mejore mucho la porosidad e infiltración de agua en los suelos. Esta es una exploración muy profunda y mejora toda la estructura del suelo. Se puede decir que es una labranza vertical biológica”.

embarque carinata inhouse
Embarque de un buque de Carinata desde Puerto San Pedro, el puerto exclusivo para comercialización de productos orgánicos no transgénicos , de Grobocopatel Hnos.

“En cuanto a la rotación, genera una intensificación. La ponemos después de la gruesa, hacemos un incremento de biomasa en la parte superior, porque hay que tener en cuenta que es una planta de 1,6 metros, muy foliosa, que no permite que uno camine dentro del cultivo, por lo que es de muy buena cobertura. Pero también su rastrojo tiene una rápida descomposición, por lo que todos los nutrientes que tiene están disponibles para el próximo cultivo”, destacó el especialista de Nuseed. Esta lógica también se da a la inversa, ya que “al tener una raíz tan profunda, hace incorporación de biomasa de manera profunda”.

Por último, otra característica destacable del cultivo, aparte de consumir menos agua que el trigo, es el efecto que tiene sobre el control de malezas. Según Bravo, el sombreado que produce la planta no permite el crecimiento de éstas, por lo que “cuando uno cosecha obtiene el cultivo limpio. A su vez, los productos que se utilizan en carinata no dejan residuos”.

Fuente: ARGENTINA | https://www.infobae.com

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.