El COE pone el foco en cortar la circulación nocturna de los jóvenes

El plan que estableció el Comité Operativo de Emergencia (COE) de Salta para mitigar el impacto de la segunda ola de la pandemia del COVID apunta principalmente a restringir la circulación nocturna de los jóvenes y sus juntadas. Un día después de los anuncios del presidente Alberto Fernández sobre las medidas adoptadas para combatir la enfermedad, ayer se reunió el COE para acomodar esas decisiones a la realidad local.

Se definió restringir desde la primera hora de hoy y hasta el 30 de abril el horario de todas las actividades, sin distinción de rubro. El horario límite para las actividades es la medianoche y se dispuso prohibir la circulación en la vía pública, salvo para trabajadores esenciales, desde la 1 hasta las 6 de la madrugada.

Se limitó el número de participantes de eventos sociales hasta 100 personas. Eso se aplica también a bares o lugares reconvertidos en locales gastronómicos con espectáculos.

Aquellos lugares donde se desarrollan actividades tales como deportes, gastronomía y actividades culturales deben funcionar al 50% de su capacidad.

Y a la par del último decreto de necesidad y urgencia (DNU) de la Nación, se reduce de 20 a 10 las personas que pueden reunirse en familia o encuentros sociales. Continúa prohibida, además, la presencia de público en eventos deportivos y recreativos.

Sin medias tintas, el titular del COE, Francisco Aguilar, dijo que lo que se busca es disminuir la circulación de gente, sobre todo, durante la noche. "Es lo que más preocupa porque se acompaña de gente joven y alcohol que no respeta las normas de bioseguridad. La segunda ola está muy cerca y depende de cada uno de nosotros que impacte lo menos posible", afirmó el médico.

A nivel económico, el sector más afectado por las medidas es el gastronómico, fundamentalmente los bares y confiterías, ya que los boliches no están habilitados desde hace más de un año. Ayer, tras conocerse el paquete de restricciones, dueños de locales de los corredores nocturnos de la capital salteña consultados por este diario afirmaron que no iban a abrir, por lo menos anoche.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Hoteleros, Gastronómicos y Afines de Salta, Eduardo Kira, dijo a El Tribuno que la organización que dirige acompañará las medidas del COE, pero no descartó solicitar una flexibilización horaria si es que la situación epidemiológica de la provincia mejora.

"Evidentemente son necesarias las restricciones, pero si vemos que la situación epidemiológica mejora no tengo ninguna duda que vamos a ser escuchados por el Gobierno", dijo el dirigente empresarial.

Controlar lo clandestino

Eduardo Kira enfatizó que las nuevas medidas deben ser acompañadas por mejores controles sobre las fiestas clandestinas y los locales informales. “No podemos competir contra la informalidad”, dijo el gastronómico. Y sugirió que no se apliquen multas a quienes violen las restricciones, ya que no suelen ser persuasivas, sino que se efectúen clausuras a los infractores.

Fuente: SALTA | http://www.eltribuno.info

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.