IndyCar retoma actividad, con jornada intensa en Texas

FORT WORTH, Texas, EE.UU. (AP) — La situación comienza a lucir más normal para Ed Carpenter. La IndyCar está a punto de comenzar su temporada, aunque el momento en que lo hará lo tiene todavía un poco confundido.

Carpenter, el único piloto de la serie que es también dueño de una escudería no es de modo alguno el único que experimenta sensaciones extrañas.

“Es una de las cosas más locas que he visto en todo el tiempo en que he hecho esto. Pese a saber que las 500 (Millas de Indianápolis) serán en agosto, uno siente todavía como que se realizarán en mayo, aunque estemos en junio”, dijo Carpenter. “Se siente ahora como si fuera marzo y apenas fuéramos a comenzar”.

La IndyCar inaugura su temporada interrumpida por la pandemia este sábado, con un espectáculo de un solo día en la veloz pista ovalada de milla y media del Texas Motor Speedway, más de ocho meses después de que concluyó la campaña de 2019.

Los 24 pilotos realizarán las prácticas, la clasificación y la carrera en la misma jornada, algo que jamás había ocurrido. Los bólidos contarán con nuevos parabrisas protectores.

Y toda la acción se desarrollará en un periodo que irá de nueve a 10 horas, frente a graderíos desiertos.

“Vamos a ir de una parálisis total a correr en una de las pistas más rápidas de nuestro calendario, así que todos están algo nerviosos por esto”, dijo Ryan Hunter-Reay. “Definitivamente será un escenario interesante, el de ir directamente a Texas”.

Estaba previsto originalmente que esta sede volviera a ser parte del punto medio de la temporada, con la novena de 17 carreras. Las 500 Millas de Indianápolis iban a figurar entre las ocho carreras previas a la competición en Texas. Luego, habría ocho carreras más.

Sólo el Indianapolis Motor Speedway ha albergado carreras de la IndyCar durante más tiempo que el autódromo texano, donde se ha corrido cada año desde su inauguración en 1997, incluidos los cierres de temporada de 1999 a 2004.

Ahora, Texas será el marco de la inauguración, con 200 vueltas en vez de las 248 habituales. En tanto, la Indy 500 se disputará el 23 de agosto y habrá tres dobles carteleras en fin de semana.

Texas, Iowa y Laguna Seca son las únicas pistas que conservaron sus fechas originales, aunque se añadió una carrera más a cada una de esas otras dos sedes.

La IndyCar comenzará casi tres meses después de que las escuderías estaban ya en St. Petersburg, Florida, antes de que la carrera del 15 de marzo se cancelara. Toda la temporada quedó entonces en el limbo por la crisis mundial de salud.

St. Petersburg será ahora sede de la última competición de la temporada, el 25 de octubre.

Fuente: Infobae

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.