La minería vuelve a prender luces de alerta por el dólar

La actividad minera funciona en Salta exclusivamente con inversión extranjera, por lo que cualquier disposición del Banco Central sobre el dólar causa incertidumbre y afecta de manera directa a los proyectos del sector. Las últimas restricciones a la adquisición de la moneda estadounidense volvieron a sacudir a los emprendimientos mineros locales, que están entre los pocos que aún generan esperanza para el desarrollo de la economía provincial y la creación de empleo genuino.

Hay que diferenciar el impacto del nuevo cepo. Los proyectos que están en fase de exploración y construcción son los más perjudicados porque el inversor extranjero (la mayoría de las empresas internacionales se financian en gran parte en el mercado de capitales) puede frenar la inyección de capital ante la posibilidad de que el negocio no llegue a ser rentable. Otro escenario se da para las compañías que ya están produciendo, a las que no les quedan demasiadas opciones más que esperar la flexibilización de la normativa cambiaria para permitir a las empresas enviar los dividendos al exterior de manera rentable.

Los vaivenes con el dólar, sumado a la crisis por la pandemia del COVID-19, ya hicieron que la empresa francesa Eramet suspenda a principios de este año una inversión de US$600 millones en la puna salteña para producir carbonato de litio y solo mantiene una planta piloto en el lugar. Si bien desde la compañía se anunció que el proyecto se podría reactivar el año próximo, las perspectivas para que ello suceda no son las mejores.

"La nueva disposición del Banco Central obliga a los privados a refinanciar hasta el 60% de las deudas contraídas durante los diferentes momentos de la minería (de exploración, desarrollo y construcción). Una disposición que, junto a la alta carga tributaria que ya posee nuestro país, sin dudas contribuye al desaliento de inversiones futuras", alertaron desde la Cámara de Minería de Salta, ante una consulta de El Tribuno.

"El sector minero salteño, al igual que en otras regiones, se financia con inversión directa del exterior, la cual se realiza durante años de exploración, desarrollo y luego construcción para finalmente repagar deudas durante la operación minera. Esos préstamos además de pagar bienes y servicios -mayormente argentinos- también pagan impuestos provinciales, nacionales, sueldos y cargas sociales, que durante la operación minera constituyen un importante generador de divisas para el país", agregaron en un comunicado.

"La provincia posee gran cantidad de proyectos mineros en proceso de desarrollo y construcción, los que sin duda necesitarán de financiamiento privado directo externo y para ello es imperativo generar la credibilidad necesaria para que esos préstamos se concreten y, por ende, se generen nuevos empleos y desarrollo económico", concluyeron en la cámara empresaria.

Pandemia

Sobre la situación de la minería frente a la COVID-19, en la institución que representa al sector recordaron que la actividad "se vio afectada al igual que muchas, ya que los protocolos hicieron disminuir las tareas de un 30 a un 50% del personal de trabajo normal, lo que significó retrasos y aumento de los costos".

Advirtieron que aún falta pulir algunos procedimientos de control del personal de las mineras por parte de los gobiernos municipales en Los Andes.

 

Fuente: SALTA | http://www.eltribuno.info

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.