Otro escándalo con las hermanas que se quedaban con la ayuda para wichis

La nueva acusación es tanto o más grave que aquella primera en la que la mujer denunciaba que sus dos hermanas menores acopiaban, vendían y utilizaban con fines políticos la ayuda solidaria que a Tartagal enviaban entidades nacionales y que debían ser destinadas a las comunidades originarias del Chaco salteño, después que a nivel nacional se difundiera la triste realidad que viven los originarios wichís.

La denuncia de Sandra Díaz trajo consecuencias graves a la menor de sus hermanas, la defensora oficial Rosa Díaz quien, al difundirse el caso que llegó a los medios nacionales fue suspendida en su cargo; sobre la mujer pesa un pedido de detención y tendrá que responder ante el jury de enjuiciamiento luego que se dispusiera la admisibilidad formal de las acusaciones que fueran formuladas por el procurador general de la Provincia, Abel Cornejo, y el defensor general de la Provincia contra la letrada tartagalense.

Quien salió mucho más airosa de la situación fue su hermana Paola Alejandra Díaz, actualmente concejal de Tartagal y a quien sus pares del Concejo tartagalense no solo jamás le pidieron una explicación sobre el tema que la involucra, sino que la premiaron designándola como vicepresidenta segunda del cuerpo deliberativo. Paola Díaz, quien estuvo detenida primero en la Comisaría de la Mujer y luego cumplió prisión domiciliaria, faltó por lógica en varias sesiones del deliberativo por su situación, pero actualmente asiste normalmente porque a pesar de la imputación que pesa sobre ella, por disposición de la mayoría oficialista, nunca fue suspendida y percibe normalmente sus dietas como edil por Tartagal.

"Un escarmiento"

Pero la denunciante Sandra Díaz ahora sumó una nueva denuncia contra las dos mujeres: por Radio Nacional Tartagal la mujer aseguró que sus dos hermanas menores fueron las responsables de que un periodista de Tartagal haya sido herido con un arma blanca meses atrás. Se trata del comunicador Julio Nogales quien el pasado 13 de diciembre transmitía en vivo para su página digital las consecuencias de un fuerte viento que se abatió sobre la zona este de Tartagal, circunstancia en la que fue herido por un sujeto con un arma blanca. Todo indicaba que el hecho, que lo tuvo al comunicador internado por varios días y que se salvó porque logró esquivar la estocada, se trataba de uno de los episodios de inseguridad que a diario se viven en Tartagal como en tantos otros puntos de la provincia.

Pero Sandra Díaz, la mujer que sacó a la luz el manejo espurio de las donaciones que sus dos hermanas recibían y que debían ser para los originarios , aseguró otra cosa: "Mis hermanas son las autoras intelectuales del ataque al periodista Julio Nogales" disparó la mujer y dio detalles de cómo tomó conocimiento de la gravísima acusación que se animó a hacer pública.

"Un día íbamos con Rosa y con Paola a Mosconi" comenzó relatando la mayor de las hermanas Díaz. "Ellas dijeron: le vamos a dar un escarmiento a Julio Nogales y lo vamos a hacer callar la boca por un buen tiempo. Ellas son eso; ellas son así. La gente no las conoce pero yo las conozco muy bien como se manejan y ellas son de amenazar y no solo al periodista este sino a cualquier persona, a abogados, a la persona que sea", aseguró Sandra.

Una grave denuncia

La mujer ahondó en detalles y reveló que las personas que lo atacaron al periodista “son de un asentamiento de Pueblo Nuevo, para la parte de atrás. Tengo pruebas de lo que digo porque fue un día que íbamos a Mosconi. Íbamos a poner nafta y mientras ellas dos hablaban del tema de Nogales yo las grabé. Ellas estaban muy molestas con este periodista porque él filmó el momento en que mi madre cayó (desde el balcón de una vivienda en Villa Saavedra, la misma que fue allanada por orden de la Justicia y donde meses antes la madre de las tres había fallecido trágicamente) y la filmó cuando mi mamá ya estaba en el piso. Por eso estaban molestas”.

La mujer negó enfáticamente “que yo sea amiga de (el fiscal penal GAP, Pablo) Cabot. Eso es totalmente mentira y si alguna vez fui a hablar con el fiscal fue después de la muerte de mi madre cuando me atreví a ir a pedirle que por favor actúe porque mi hermana Rosa Díaz, se estaba robando todo lo que mi madre había dejado en la casa; pero el doctor me explicó que él estaba de licencia y que no podía hacer nada” dijo.

La palabra del periodista de Tartagal

Todos los datos van cerrando en torno a la nueva denuncia contra las hermanas 

Julio Nogales

Nogales recordó que tomó conocimiento del tema “cuando hablé con la señora Sandra Díaz, quien se refirió al ataque que sufrí en diciembre pasado. Fueron dos heridas; una en el cuello y otra en el brazo. La señora me preguntó si yo sabía quien había mandado a que me atacaran y me reveló que habían sido sus hermanas quienes dijeron que me iban a hacer callar. Quedé atónito, comencé a transpirar frío y según ella sus hermanas estaban molestas cuando yo hice una nota cuando murió la madre de estas mujeres. Según Sandra, la charla se dio en un vehículo en el que iban las tres”.

Nogales recordó que “durante el ataque en el que fui herido nunca me resistí. Yo estaba en mi vehículo y tenía algunas pertenencias, pero los delincuentes nunca tomaron nada. Eso era lo que nunca me cerró, porque eran dos los atacantes que solo se llevaron mi celular después de herirme. Fui a ratificar la denuncia y me dijeron que uno está detenido pero el otro nunca fue aprehendido. Pero el letrado que lo está defendiendo es un asesor político del Concejo Deliberante, lo que me resulta aún más sorprendente. Yo no sé si la Justicia hará algo al respecto porque lo que se dijo fue que dos tipos que estaban drogados me quisieron robar; pero ahora la señora Sandra Díaz dice otra cosa y además que tiene pruebas” indicó Nogales visiblemente conmovido por la situación.

Fuente: SALTA | http://www.eltribuno.info

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.