Pese a su encuentro con Horacio Rodríguez Larreta, Alberto Fernández tiene decidido mantener la suspensión de la educación presencial

alberto fernandez larreta
Hubo nuevos roces entre Horacio Rodríguez Larreta y Alberto Fernández por las restricciones

Aunque a regañadientes por las críticas que recibió por las severas medidas contra la suba de casos de coronavirus en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), el presidente Alberto Fernández accedió a recibir al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, pero no hará modificaciones con respecto a la suspensión de clases por dos semanas tal como lo expresa el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que fue publicado esta noche.

Fuentes oficiales adelantaron a Infobae que los anuncios del primer mandatario para la ciudad y la provincia de Buenos Aires se mantendrán tal cual los detalló el miércoles por la noche en un mensaje grabado en Olivos. Sobre todo, el punto sobre el que la administración porteña marcó los reparos más enfáticos, es decir, el freno a la educación presencial. “Las clases distancia por dos semanas no se negocian”, dijo una fuente del entorno del Presidente a Infobae.

Según se informó desde la Casa Rosada, el jefe de Estado recibirá al alcalde porteño y dirigente del PRO para “retomar el método de diálogo”. Sin embargo, durante el encuentro, Alberto Fernández le reprochará a Rodríguez Larreta la falta de énfasis en los controles para el cumplimiento de la restricción de la circulación y las actividades recreativas en lugares cerrados que rigen desde el viernes. En ese sentido, le exigirá que incremente la actuación de la fuerza de seguridad local. “Nosotros les vamos a garantizar las ayudas económicas, pero para eso, ellos tienen que hacer cumplir las medidas”, deslizó un funcionario nacional en referencia a las medidas de auxilio para los sectores que se verán más golpeados que se detallaron desde la Nación en las últimas horas.

Coronavirus: la Ciudad llevó adelante controles nocturnos en 76 zonas gastronómicas y espacios verdes

La reunión con Rodríguez Larreta, que tendrá lugar hoy a las 10 de la mañana en la Quinta de Olivos, fue pautada a pedido del alcalde de la Ciudad en una conferencia de prensa donde expresó con fuerza que no está de acuerdo con que se suspendan las clases en las aulas y adelantó que presentará un amparo para evitar la medida, en su distrito, ante la Corte Suprema. El gobierno porteño también mostró reparos con respecto a los controles de fuerzas federales en las calles de Buenos Aires para hacer cumplir las mayores restricciones.

El jefe de Gobierno porteño decidió resistir el toque de queda, el cierre de los comercios y, sobre todo, realizó una enfática defensa de las clases presenciales, que anunció de manera abrupta y sorpresiva el presidente Alberto Fernández. Rodríguez Larreta lanzó un duro discurso de rechazo al cierre de las escuelas ordenado por la Casa Rosada y aseguró que hará todo lo posible para garantizar que el próximo lunes -cuando empezará a regir el DNU- los estudiantes porteños estén en las aulas. En esa conferencia de prensa, solicitó una reunión urgente al Presidente para rever los anuncios.

Alberto Fernández dejó saber, a través de sus voceros, que recibirá al mandatario porteño para “retomar el método del diálogo” luego de los reproches que hizo Rodríguez Larreta públicamente sobre la falta de consulta con la sede de su gobierno. Pero remarcaron que no se planea dar marcha atrás con sus decisiones. Durante el jueves la secretaría Legal y Técnica, a cargo de Vilma Ibarra, redactó el DNU que se publicó por la noche. Allí se vio plasmado el toque de queda a partir de las 20 y hasta las 6; la suspensión de las clases presenciales desde el lunes 19 hasta el viernes 30 de abril; el freno de las actividades recreativas, sociales, culturales, deportivas y religiosas en lugares cerrados; y la restricción horaria de las actividades comerciales entre las 9 y las 19.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner comparten un acto en La Plata junto a Axel Kicillof y Sergio Massa
Alberto Fernández se inclinó por el pedido de la administración bonaerense de Axel Kicillof, afín a la vicepresidenta Cristina Kirchner

El Gobierno consideró que el mayor riesgo de transmisión se produce en las actividades sociales y recreativas nocturnas, donde no hay dos metros de distancia y se producen aglomeraciones. Por eso decidió implementar nuevas medidas, más duras y focalizadas. La medida fue tomada en sintonía con los pedidos que hizo a la Nación el gobierno de la provincia de Buenos Aires, bajo el mando de Axel Kicillof, con quien el Presidente habló antes de tomar las medidas. Mientras Rodríguez Larreta protestó por la falta de consulta y manifestó su desacuerdo, en la administración bonaerense las apoyaron. “Estamos transitando un momento muy delicado de la pandemia. La Provincia de Buenos Aires adhiere y acompaña las medidas adoptadas por nuestro Presidente. La prioridad es cuidar y proteger a los y las bonaerenses”, dijo el exministro de Economía de Cristina Kirchner.

El miércoles, el Ministerio de Salud de la Nación registró 368 muertes (la cifra de fallecidos más alta desde fines de octubre de 2020) y 25.157 nuevos contagios de coronavirus. Con estos números, el total de infectados desde que comenzó la pandemia asciende a 2.604.157 y las víctimas fatales son 58.542. Con estas cifras en mente, el Presidente mantuvo firme su decisión de restringir la actividad comercial, social y educativa presencial por dos semanas en el AMBA, con el aval de la Provincia, y a pesar de los insistentes y vehementes pedidos de la Ciudad.

SEGUIR LEYENDO:

Cómo afectarán las nuevas medidas a la actividad gastronómica y a los comercios

Nuevo bono para monotributistas y AUH: a quiénes alcanzará la ayuda del Gobierno de $15.000

Fuente: ARGENTINA | https://www.infobae.com

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.