Un gobierno desmembrado en medio de la guerra mundial por la inmunidad

El principal responsable de la política de Salud de la Argentina fue desplazado de las negociaciones para conseguir un acuerdo con Pfizer que permita acceder a su vacuna. Una orden de Alberto Fernández dejó afuera de las tratativas al ministro Ginés González García. El presidente no tiene voluntad de cambiar el gabinete. Fernández prefiere correr al ministro de Salud para avanzar en la búsqueda de una de las vacunas más codiciadas en el mundo antes que mover el tablero que ideó para administrar el poder, como si separara a Ministerio de Economía para tener éxito en la negociación por la deuda. El gobierno de Alberto Fernández puede pasar de anunciar la llegada de 10 millones de dosis antes del fin de diciembre a enviar una misión desesperada a Moscú para conseguir unas miles que permitan concretar la promesa de vacunar a algún argentino antes de fin de año. En los problemas de coordinación, en el circuito que genera anuncios de imposible cumplimiento, contradicciones entre funcionarios y desautorizaciones públicas, anida una de las principales debilidades del Gobierno, más lacerante para la Casa Rosada que cualquier estrategia opositora.

Fuente: POLÍTICA | https://www.lanacion.com.ar/

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.